1.- "La supremacía de la imagen"
Acrílico sobre papel
38cm X 28 cm  




2.- "El que agarra, agarra"
Acrílico sobre papel
38cm X 28cm




3.- "El deseo"
Acrílico sobre papel
38cm X 28cm




4.- "Amor de amigos"
Acrílico sobre papel
38cm X 28cm




5.- "Comunicación improbable"
Acrílico sobre papel
38cm X 28cm



6.- "Encuentro con el maestro"
Acuarela y acrílico sobre papel
44cm X29cm




7.- "Sometido al misterio"
Acuarela y acrílico sobre papel
48cm X 34cm




8.- "Desdoblamiento"
Acuarela y acrílico sobre papel
48cm X 34cm




9.- "Pareja"
Acuarela y acrílico sobre papel
34cm X 48 cm




10.- "El sembrador"
Acuarela y acrílico sobre papel
48cm X 34cm




11.- "La despedida"
Acuarela y acrílico sobre papel
34cm X 48cm




12.- "Cazuela existencial"
Acuarela sobre papel
48cm X 34cm




13.- "Zonas de contacto"
Acuarela sobre papel
34cm X 48cm




14.- "Sangre roja, sangre verde"
Acuarela sobre papel
48cm X 34cm




15.- "Diálogo posible"
Acuarela sobre papel
22cm X 28cm




16.- "Crimenes legalizados"
Acuarela sobre papel
27cm X 25 cm 




     17.- "Emanación de ayahuasca"
Acuarela sobre papel
29cm X 26cm




18.- "Sol de Otoño"
Acuarela sobre papel
22cm X 28cm




19.- "Esperanza"
Acuarela sobre papel
25cm X 35cm




20.- "Ying yang yeng yung"
Acuarela sobre papel
38cm X 28cm




21.- "En la selva"
Acuarela sobre papel
25cm X 25 cm




22.- "Geometría a mano alzada"
Acuarela sobre papel
26cm X 19cm




23.- "Infierno de juguete"
Acuarela sobre papel
19 cm X 24cm




24.- "El amor de las algas"
Acuarela sobre papel
28cm X 22cm




25.- "Pequeñas plantas de gran espíritu"
Acuarela sobre papel
17cm X 26 cm




26.- "La savia en lo suyo"
Acuarela sobre papel
22cm X 28cm




27.- "De ahí somos"
Acuarela sobre papel
28cm X 22cm




28.- "Todo viene en tramas"
Acuarela sobre papel
22cm X 28cm




29.- "Inundado por la planta maestra"
Acuarela sobre papel
18cm X 26cm 




30.- "Embriones en espera"
Acuarela sobre papel
18cm X 25cm




31.- "Todo lo que vive en la luz" 
Acuarela sobre papel
22cm X 28cm




32.- "A falta de Cristo"
Acuarela sobre papel
28cm X 22cm




33.- "Digestión vegetal"
Acuarela sobre papel
22cm X 28cm




34.- "Sol de verano"
Acuarela sobre papel
28cm X 22cm




35.- "Inseminación"
Acuarela sobre papel
26cm X 26cm 




36.- "El sueño dentro del sueño dentro del sueño"
Acuarela sobre papel
28cm X 26cm


 

37.- "Percepción centrífuga"
Acuarela sobre papel
34cm X 28cm




38.- "Altar absorvente"
Acuarela sobre papel
25cm X 35cm




39.- "Oído de caracol"
Acuarela sobre papel
35cm X 25cm

es o que se busca a si

a través de mi



La extensión me seduce desde el otro lado de la ventana,
una vez más, interminable.
Montañas lejanas que susurran sus misterios
entre senderos perdidos que ya nadie recorre.

Vuelvo a sentirme atraído por aquellos sutiles destellos,
o sombras, que entreveo en la distancia.
Imagino que son señales que marcan lugares sagrados,
lugares donde acecha la visión.

¿Qué pasó con el tiempo de esas piedras dormidas?
¿qué secretos estelares se descifran cada noche
en sus distantes cumbres?

Dejo que la carretera cante entre los neumáticos del bus
esa canción de cuna que tanto me gusta,
ese silbido sostenido que seduce mi mente,
aquietándola hasta el letargo.

Vuelo rasante sobre las planicies casi desérticas,
esquivando los pocos matorrales que logran sobrevivir
en estas latitudes.
Siento el viento fresco que acaricia mi rostro,
mis hombros, mis manos.
Respiro muy hondo ese aire que me acerca,
haciéndome cada vez más veloz.
Estoy en la nieve lejana, en la piedra, en el sol.
En el lomo de las pequeñas criaturas
que se arrastran buscando alguna sombra.
Siento el sabor de la tierra en mi garganta,
el olor de la nieve, el viento.

Cierro los ojos, cada vez más profundo…
cierro los ojos, queriendo retener esta sensación
más profundo, queriendo guardar en mi cerebro
la huella de esta percepción.

Si cada vez que estoy aquí,
grabo por más tiempo la huella, quizás…
después sea más fácil volver.
Al menos ya se que está en mi, que esta sensación es mía,
que esta fisura siempre está en el borde mismo del ojo.

Respiro profundo, dejo que me impregne, que me recorra…





Navego por las calles de mi ciudad, muy lento,
dejando que el tiempo se detenga,
que los gestos me regalen su secreto,
en ese borde donde todo se revela.
Una sutil inclinación de los hombros,
la mano descansa su dorso sobre los labios, olfateando.

Vuelan las palomas,
palmotean con sus alas rompiendo el silencio del aire,

una hoja cae lentamente cerca de mi,
y luego su quietud es magnífica.

Una niña juega con el agua de la fuente,
corre persiguiendo las gotitas que se quiere llevar el viento,
estira sus brazos queriendo atrapar hasta la última,
ya que sólo en su piel podrán descansar.

Inspira profundo el frescor y la humedad,
ya casi es verano … cierra los ojos y se hace más intenso.


Voy en busca de ese umbral,
esa fisura en el tiempo de las cosas y los mundos,
ese espacio entre lo pequeño y lo invisible
que ni siquiera los microscopios pudieran intuir.

Como es arriba es abajo, y entre medio el infinito.

Una mano coge la mía
y siento toda la ternura que es posible resistir,
antes de estallar…
De todos modos me deshago, mi piel se deshace,
mi sangre fluye lento y profundo, hacia abajo.

Mis células se deshacen una por una…
fractales de un dios que me respira,
y que ha decidido tocarme con su amor,
sostenerme con su amor.
Está en mis huesos, en mi boca, en mi sexo,
en las nubes que viven dentro de mi cabeza,
en ese sonido que no es posible escuchar con los oídos…

silencio,

silencio, silencio



Tengo un televisor que si lo enciendo ya no me veo.

Tengo un televisor, sólo para recordar que mi propia vida es el mejor programa que puedo elegir,
y que más me vale ponerle creatividad para que no baje el rating de mi mismo.
Un programa cuyo guión yo mismo debo escribir, con cada pequeña decisión, y a cada segundo.
Si va a ser de aventuras o ciencia ficción, romance o tragedia, es una elección que yo hago,
no algo que simplemente me sucede.

Y si acaso en este extraño intento me aburro, en buena hora, porque ya no quiero entre-tenerme.
Prefiero ese tiempo vacío que a veces desgarra, porque es justo ahí cuando todo se agrieta, y se hace posible.
Es ahí cuando “me tengo”, aunque sea en la desazón de no saber qué hacer. En ese fugaz momento de infinito fastidio,
en que me doy cuenta de la insoportable levedad de mis “productivos” afanes.

Aquí y ahora, me atrevo a sostener un “aburrimiento intencional”, y quizás,
si con mucho trabajo y constancia, logro transformarme en testigo ecuánime de aquel vacío
que evade toda definición, podré acercarme aunque sea un poco al insondable misterio de mi existencia.



Me contento con mirar

a los obreros,
a las mujeres bellas,
a los viejos cuando mastican esa sustancia invisible,
a los conserjes malhumorados…

y prefiero que no me hablen
porque si dicen algo
es algo que no son

me contento con mirar
la verdad de sus cuerpos

improvisando la vida

o el borde secreto de sus rostros
cuando simplemente son

ajenos a cualquier intensión

me contento con mirar
y no es precisamente algo feliz

a veces…

hago de esto mi oficio
mi arte

como un refugio de luz y silencio

y como esto es lo que escribo
esto es lo que no soy

para saberme,
tendrían que verme caminando,
o mirando los botones del ascensor

solo, ante una carta sin abrir

sin imaginar lo que soy o lo que siento

sólo verme
desde algún vacío que no podría describir

como un regalo inesperado y anónimo

como quien recibe un beso mientras duerme



ahí va uno que sabe

c a m i n a n d o l e n t o

expresando en el mínimo gesto
aquello que por consideración
no puede ser dicho

ese que ya llegó
sigue su camino
sin senderos

sin prisa

sólo respira y sonríe
navegando el milagro

una piedrita
un trozo de papel arrugado

el oscuro y vacío fondo de mis ojos